RETO BENEFITS PABLO MASIÁ: “WALK ON WATER”

Este texto sobre el Reto Benefits, que es mi testimonio personal, va dirigido a todos aquellos que lleváis mucho tiempo practicando ejercicio y realizando diferentes dietas y no veis grandes resultados.

Después de cuatro años formando parte de la familia de BENEFITS (de asistencia muy intermitente) me di cuenta que el problema residía en la incompatibilidad entre mi trabajo y una vida sana. Había hecho diferentes dietas, cambios en clases colectivas pero nada funcionaba. Cansado de sentir esa frustración, hablé con David (Bello) y le expliqué mi situación en busca de una solución. Fue entonces cuando planteamos la posibilidad de hacer el RETO BENEFITS con la ayuda del departamento de Nutrición (Nuria Prieto) y un entrenador personal (Daniel Molano). Sin nada que perder y mucho que ganar, acepté el desafío y hoy doy gracias por esa decisión.

Cuatro semanas con un seguimiento personalizado de un equipo de grandes profesionales. Te acompañan en todo momento para poder entender aspectos básicos sobre una buena alimentación y un correcto entrenamiento.

Además, fue muy alentador ver a muchos miembros de BENEFITS (que no eran directos implicados) interesarse por mis sensaciones frente al reto.

En el área nutricional, Nuria me ayudó a comprender que, en mi caso personal, tienen que existir cinco comidas diarias saludables y que, para mi, es importante no saltarme ninguna de ellas. Además, he incrementado la ingesta de agua al entender que no puede ser inferior a dos litros diarios. Conclusión: una dieta sana que acompaña perfectamente el ejercicio físico.

En lo referente al entrenamiento, gracias infinitas a Dani Molano. Empecé el desafío explicándole mis expectativas y supo preparar enseguida un programa a medida. Dani te explica qué músculos estás trabajando, qué huesos se están moviendo (viva las escápulas). En definitiva, el POR QUÉ de todo.

Sinceramente, un placer encontrar un profesional que te exige. Que se adapta a tus necesidades y te contagia positividad constantemente. MUCHAS GRACIAS.

Ha pasado más de un mes y os puedo asegurar que existe un antes y después del RETO BENEFITS. Mis hábitos han cambiado y el cuerpo también. Además, la actitud vital es diferente. Tengo la certeza que conseguiré mis objetivos porque ya he visto que es posible.

Desde aquí, os animo a todos/as a que probéis el reto porque creo que es una experiencia NECESARIA. Ya veréis que después de realizarlo, también sentiréis que “camináis sobre el agua”, como reza la canción de “Thirty Seconds to Mars”.

RETO BENEFITS PABLO MASIÁ (JUNIO 2018)

RETO BENEFITS PABLO MASIÁ (JUNIO 2018)

 

Un abrazo para todos.

Pablo Masiá

STRONG BY ZUMBA: DESCÚBRELO EN BENEFITS BODY MIND

Clase de Strong by Zumba en Benefits Gym

Clase de Strong by Zumba en Benefits Gym

Ya está aquí el buen tiempo y se acaban las excusas para conseguir vuestros objetivos. Para ayudaros, en Benefits Body Mind estamos a la última en las tendencias fitness. Por lo tanto, hoy quiero presentaros una nueva forma de hacer HIIT, de manera divertida y con música que nos acompañe: Strong by Zumba.
¿Lo conocéis? Os cuento todos los detalles en este post.

Strong by Zumba es una clase con una base musical que ha creado Zumba; mezclan los entrenamientos de alta intensidad (HIIT) con ritmos musicales.

Strong by Zumba es diferente y divertido, no contamos repeticiones si no que sincronizamos cada movimiento con la música. ¿Os imagináis hacer un burpee, una sentadilla o una flexión al ritmo de una canción? No es una clase de baile, aunque la base de ésta sea la música. En 45 minutos quemarás calorías, tonificarás y eliminarás grasa, mediante movimientos explosivos o pliométricos mezclados con isometría.

Strong by Zumba está diseñada para todos los públicos, da igual la condición física, como en cualquier entrenamiento trabajamos con una base, una regresión y una progresión.

La clase de Strong by Zumba comienza con un calentamiento (warm – up), seguido de cuatro cuadrantes (Actívate, Enciéndete, Desafía tus límites y Todos al piso). En los tres primeros, trabajamos músculos de piernas y brazos, y la activación del core combinada siempre con actividades de cardio. En el último, nos centramos más en la zona abdominal (core). Para concluir, finalizamos la clase con una vuelta a la calma. Además, entre los cuadrantes, siempre hay tiempo para una recarga de 30 segundos aproximadamente.

¿Cuáles son los beneficios del Strong by Zumba?

– Favorece la utilización de la grasa como sustrato energético, por lo que aumenta la pérdida de peso.

– Aumenta la resistencia cardiovascular

– Mejora la coordinación y la agilidad

– Aumenta la producción de energía

– Favorece la fuerza articular

– Aumenta el tono muscular

– Promueve la disciplina hacia una buena rutina deportiva

Algunas de nuestras socias ya lo han probado y comparten con vosotros su experiencia.

“En Strong by Zumba siento que todo mi cuerpo está activo. Tanto mi mente como mi cuerpo tienen un espacio para liberarse de la rutina gracias a la música y los movimientos que siguen el ritmo. El gusto de estar en clase y continuar, lo da la energía grupal y la motivación del instructor que siempre ve que cada quién dé siempre su máximo. Sus ejercicios sencillos permiten que todos tengamos un progreso evidente y disfrutemos cada instante del ejercicio.” (Daniela Gutiérrez, 19 años)

“Body HIIT es una clase que me resulta complicada, su intensidad hace que se me haga muy cuesta arriba. Sin embargo, Strong by Zumba se me pasa rápido, siento que la música y la organización de los ejercicios me hacen llegar hasta el final. La clase tiene un nivel de dificultad técnica, pero se ve como un reto asequible para un amplio abanico de personas con diferente experiencia deportiva, que permite seguir dando tu máximo.” (Aída Alcalde, 28 años)

Esperamos haberos convencido para probar esta nueva tendencia. Strong by Zumba te hará sudar, pero también te hará reír… ¿A que estáis esperando? Todos los miércoles a las 20:00 en Benefits Gym, tienes una cita conmigo para ser más “strong”.

Melissa Rodero - Instructora Strong by Zumba

Melissa Rodero – Instructora Strong by Zumba

 

Propósitos para el 2018: ALIMENTACIÓN SALUDABLE

Propósitos para el 2018

Propósitos para el 2018

Tras el mes de diciembre, cuyo paso suele ser devastador para nuestros hábitos alimentarios y deportivos, llegaba el mes de hacer dieta por excelencia, enero. También es el mes de la formulación de propósitos. Probablemente hayáis elaborado hasta una lista con todos ellos.

A continuación os presento a Héctor, un chico de 34 años, cuya lista de propósitos para el 2018 es la siguiente:

  • Este año empiezo la operación bikini en Enero, que luego me pilla el toro.
  • Para la comunión de mi sobrino tengo que entrar en el traje de hace 3 años. No me compro más camisas.
  • Estar como Mitch Buchannon para la despedida de soltero de Jorge. ¡Nos disfrazamos de vigilantes de la playa!
  • Además, la boda de Jorge es en Octubre. En septiembre tengo que hacer dieta exprés para perder los kilos que coja en verano.

Héctor aún no ha empezado su “dieta estricta” (menos mal) porque ve sus metas demasiado lejos. Tampoco se plantea que un cambio de hábitos es lo que verdaderamente necesita (no conoce esta opción porque no ha hablado con un profesional).

Ahora que ha llegado febrero, mi pregunta es la siguiente. ¿Cuántos de vosotros os habéis planteado este 2018 alguno de los propósitos citados? ¿Cuántos de vosotros habéis incumplido ya dichos propósitos?

O, ¿no habéis comenzado con ellos, igual que Héctor?

En el caso de la alimentación también es necesario un plan de acción que asegure la consecución de objetivos, como afirmaba mi compañero Manu en el post anterior sobre ejercicio físico. Sumado a esfuerzo, constancia y disciplina, serán las claves para obtener resultados.

Para elaborar dicho plan de acción, debéis tomar conciencia de cómo realizáis vuestra dieta habitual. Qué alimentos o productos la componen y qué tipo de cocción practicáis con ellos. Si tenéis una buena planificación semanal y los ingredientes adecuados en la despensa. Además, ¿dedicáis el tiempo suficiente a cada ingesta? ¿Coméis a una velocidad conveniente o ni siquiera masticáis? ¿Vuestras elecciones de bebidas son las apropiadas?

Por supuesto, las horas de descanso y la actividad física son pilares fundamentales para mantener una composición corporal adecuada. ¿Los tenéis en cuenta?

Si revisando todas estas acciones, llegáis a la conclusión de que necesitáis ayuda profesional para conseguir unos buenos hábitos dietéticos, no dudéis en acudir al departamento de Nutrición. Conseguiréis esa pérdida de peso que tanto os preocupa.

Para cumplir vuestros propósitos no realicéis una dieta “milagro”. No aprenderéis hábitos saludables y provocará la recuperación del peso perdido en cuanto la dejéis. El famoso “efecto rebote” no cabe en ningún plan de acción guiado por un nutricionista.

Por todo ello, os animo a aprovechar este momento para cambiar vuestros hábitos, de una forma permanente y con los medios adecuados.

Da igual que el motivo sea porque se acerca el verano.  Lo verdaderamente importante es que vuestros propósitos se conviertan en metas alcanzables. Que utilicéis las herramientas apropiadas. Y que contéis con un profesional para que os enseñe y acompañe a lo largo del camino.

¡A por el 2018!

VUELTA AL COLE, ENERGÍA PARA VOLVER A TU ENTRENAMIENTO

¿Cómo han ido esas vacaciones de verano? ¿Has recuperado fuerzas? Esperamos que sí.

¡¡¡Ahora toca volver a la rutina!!! Pero no te queremos presentar esta etapa del año como algo negativo ni mucho menos. Al contrario. Empezar de nuevo en septiembre es una oportunidad para proponerte nuevos retos, explorar nuevas formas de entrenar o, simplemente, volver a reencontrarte con esos “compis” de clase.

No le tengas miedo, o mejor dicho, PEREZA, a volver al gimnasio. ¿Y cómo se hace eso tío Benefits? EASYPonte tus zapatillas, llénate de ilusión y sal de la cueva. Atrévete a conseguir lo que te propongas para esta temporada 2017-2018.

Pero ojo… con calma. Recuerda, si es que has reposado completamente o entrenado ligeramente, que tienes que volver a retomar una rutina completa. Desde el equipo de Benefits, te aconsejamos que vayas con calma. No empieces dando el 110% o levantado ese peso que nunca antes llegaste a levantar. Un exceso de entrenamiento o demasiado duro puede que caigas en un “sobreentrenamiento” o lesión muscular. Como el segundo término seguro ya lo conoces (Ojala y no lo hayas sufrido nunca) te explico brevemente cuando se puede producir el segundo.

Un “sobreentrenamiento” se produce cuando el nivel de actividad física es tan elevado que no nos permite recuperar adecuadamente. Algunos de los síntomas pueden ser: falta de potencia muscular y resistencia física, baja autoestima, ansiedad o trastornos del sueño.

Dicho esto, y aunque resultemos un poco pesaditos, te recomendamos un proceso de adaptación. Nuestro equipo de entrenadores estará encantado de ayudarte en estas primeras semanas y aconsejarte en todo lo que necesites.

Por último, recordarte que nuestro excelente servicio de nutrición está aquí POR Y PARA VOSOTROS. Porque alimentación y deporte van siempre de la mano. Podéis realizaros una valoración corporal (por si alguno lo pensaba, no por desanimaros) con el fin de evaluar vuestra situación de forma específica. Y así, poder aconsejaros de una manera más objetiva y trazar de la forma más eficiente, si así lo deseáis, vuestro próximo plan de entrenamiento.

Consejos para entrenar en la playa

photo credit: vgm8383 Picnic Islet via photopin (license)

Estamos en verano, hace calor y ahora que estás de vacaciones, o estas están próximas, puede que te estés planteando la posibilidad de entrenar en tu destino vacacional. Quizá porque ya entrenabas de antes y no quieras perder los resultados de un año de esfuerzo, quizá porque en la playa te has motivado para empezar a cuidarte y quererte un poquito más, …

El caso es que, si te has decidido a entrenar en estas fechas, y sobre todo si lo vas a hacer en la playa, será mejor que primero leas estos consejos para evitar sustos.

Lo primero es tener clara una serie de pautas a seguir en cada uno de tus entrenamientos, sean del tipo que sean:

  1. Quizá debas cambiar el horario de tus entrenamientos

Trata de elegir las primeras horas de la mañana o las últimas de la tarde, de este modo el ambiente será un poco más fresco, entre las 7:30 y las 10:00, y desde las 20:00 son buenas opciones.

  1. Mantente bien hidratad@

En un entrenamiento normal de 1 hora y en condiciones normales de temperatura, el cuerpo es capaz de asimilar 3/4 de litro de agua. En condiciones de calor esta cantidad aumenta, lo más importante es que no esperes nunca a tener sed, bebe de forma periódica durante todo el entrenamiento. Cuando termines de entrenar puedes tomar zumos naturales de fruta, además de reponer líquidos, conseguirás energía.

  1. No entrenes con el estómago lleno

Con el calor aumenta la posibilidad de sufrir mareos y vómitos, por ello es muy importante que no entrenes recién comido. Tampoco tras varias horas de ayuno, si entrenas por la mañana, y acabas de levantarte, toma una pieza de fruta, o un yogur desnatado, así podrás entrenar bien, pero sin terminar con nauseas.

  1. Usa poca ropa y mejor si expulsa el sudor

Entrenar con mucha ropa, forros polares o prendas de plástico para sudar más no tiene sentido y es peligroso.

Ropa amplia, ligera y que transpire, pantalones cortos, camisetas de manga corta en incluso sin mangas, …

  1. Protégete del sol

Si entrenas en exterior, aparte de evitar las horas en las que el sol luce con más intensidad, usa cremas solares con un factor alto de protección alto, y usa siempre gorra.

  1. Busca lugares frescos

Al entrenar en un gimnasio, la temperatura suele estar bien controlada, pero la cosa cambia si lo haces en la calle, así que lo mejor en estos casos será que traslades tus sesiones de entreno a parques con un buen número de árboles, ya que dispones de más sombra y la sensación térmica es menor.

Para aquellos que su deporte es el running:

  1. Corre calzado, correr descalzo no hará otra cosa que erosionar la planta del pie y sobrecargarás de forma excesiva los tendones, salvo que estés acostumbrado a correr descalzo, claro está.
  2. Selecciona los tramos más horizontales posibles.
  3. Realiza entrenamientos específicos, técnica de carrera, fuerza del tren inferior, … evitando largas sesiones de carrera.
  4. Arena compacta, corre; arena suelta, anda, la arena de la playa puede ayudarte a dos cosas:

– En relación a la arena blanda, fortalecer los tobillos por la superficie irregular e inestable que ofrece, siempre y cuando no abuses de ella.

– Hablando de arena compacta, terminar la sesión de entrenamiento relajando la musculatura, caminando por ella, y mejor si vas pisando el agua.

  1. Prueba a meterte en el agua, realizar ejercicios de técnica de carrera con el agua por la cintura ayudan mejorar la técnica. También te ayudarán a ganar velocidad, fuerza y resistencia, además de restar peso a tu cuerpo por la sensación de ingravidez que ofrece el agua.

Si lo que quieres es un poco de acondicionamiento físico:

Ejercicios playeros:

– En la orilla haz push up´s hasta que venga la ola, ponte de pie y haz squats hasta que se marche el agua. Repite al menos 6 olas.

– Desde la orilla, entra en el mar saltando con los dos pies a la vez, hasta que no puedas más, y regresa corriendo. Repite 4 veces.

– Con el agua a la altura de las tibias, paralelo a la orilla, desplázate haciendo lunge hacia delante y vuelve al punto de partida con saltos en zig-zag. 4 veces.

– Con el agua a la altura de la cadera, corre haciendo skipping hacia delante y vuelve caminando. 4 veces.

Repite este circuito de ejercicios tantas veces como aguantes, y no te olvides de hidratarte correctamente.

Otros deportes para hacer en la playa:

  1. Natación

Una de las formas más sencillas que tienes de entrenar este verano es nadando. No solo hará que te refresques, sino que te aportará todas las ventajas del entrenamiento en el medio acuático. Es un deporte sencillo que puede realizar prácticamente cualquier persona, sin la pereza que nos da en invierno ya que ahora apetece de verdad.

Tan solo te en cuenta que para entrenar nadando es preciso un mínimo de técnica correcta, y cierta seguridad para evitar accidentes, sobre todo si nadas en aguas abiertas. No confíes demasiado en tus posibilidades y que sea la cautela quien te guíe.

  1. Buceo

Bucear es una de las actividades más frecuentes del verano y lo practica todo tipo de personas. Debes saber que se piden unos requisitos mínimos: tener al menos 14 años y saber nadar, y que se necesita una licencia para poder sumergirse en el mar, para lo que existen varios cursos que, una vez superados, la conceden. No te preocupes por el equipo, lo más sencillo es que te lo alquilen en las escuelas y clubes que se encuentran en tu zona de veraneo.

Pese a sus muchas ventajas, como aliviar el estrés, mejorar la capacidad respiratoria, tonificar los músculos o permitir un mejor control sobre el cuerpo, no está indicado para personas con problemas en oídos, cardíacos o respiratorios, ni para mujeres embarazadas.

  1. Kitesurf

Disfruta del mar volando, con una tabla y una cometa. Se considera un deporte de riesgo, por lo que es muy recomendable aprender a hacer kitesurf asistiendo a un curso de instrucción que pueden realizar personas de todas las edades, incluso los niños.

Si lo que buscas es liberar adrenalina este es tu deporte. Aunque no está recomendado para personas con problemas respiratorios o cardiovasculares, que tienen lesiones recurrentes, diabéticos o personas que no sepan nadar.

  1. Piragüismo

Ya sea en un río, o en la playa, es indescriptible la sensación de paz y relajación que experimenta el cuerpo cuando se desliza por el agua. Además, los movimientos con la pala ejercitan los brazos, los hombros, la espalda y los abdominales. Por lo que resulta un trabajo bastante completo.

Es recomendable estar un poco en forma antes de practicarlo, pero una vez adquiridas las primeras nociones sobre seguridad y de remo se convierte en una actividad muy divertida y motivante.

  1. Senderismo

No todo va a ser agua y más agua, también hay deportes que podemos practicar en seco. Este es uno de los más beneficiosos bajo mi punto de vista. Como ya he dicho en otras ocasiones caminar es el deporte más completo y más sencillo que se puede realizar, y el senderismo no es otra cosa que caminar, pudiendo ser una forma alternativa de contemplar la naturaleza al mismo tiempo que el cuerpo está en entrenando.

Eso sí, al ser verano, es recomendable caminar en las primeras horas de la mañana o las últimas horas de la tarde e incluso por la noche para evitar las altas temperaturas.

  1. Vóley-playa

La arena también ofrece posibilidades para hacer deporte. Por eso muchas de las playas cuentan con redes para practicar este deporte, tan solo tendrás que poner el balón. Trabajo muscular, cardiovascular, de concentración y equipo. Apto para todos los públicos, se recomienda tener unas nociones previas de vóley. Aunque si de lo que se trata es de pasar un rato divertido, tan solo tienes que pasar la pelota al otro campo sin que caiga en el tuyo.

Felices agujetas!!

Alberto Lázaro, personal trainer manager.

Nutrición Madrid: 7 claves para disfrutar un día de playa

Julio, calor, sol y el Despacito” de Luis Fonsi hasta en la sopa. Lo tenemos todo para saber que la temporada de playa ya está aquí. Pero, ¿sabes preparar bien una jornada playera?

Yo os voy a ayudar a organizaros con las siguientes 7 claves para disfrutar de un día de playa, que harán que vuestros bañitos sepan aún mejor:

  • ¿Qué bebo?

La respuesta es la a, a de agua. Es la única bebida que nos hidrata realmente, y la que necesita tu organismo. Piensa que las altas temperaturas soportadas de forma constante aumentarán la pérdida hídrica, por lo que bebe agua cada hora y no esperes a tener sed. Tener sed es un indicador de que ya te encuentras deshidratado.

Aparte de agua, puedes dejar preparado la noche anterior cubitos de hielo con trocitos de fruta. De esta forma al añadirlos a un recipiente con agua y deshacerse, dan sabor. Otra opción es que utilices té, jugo de limón exprimido y hierbas como la menta o la hierbabuena, para elaborar un “mojito saludable”.

  • ¿Qué como?

Alimentos frescos, ricos en agua, como frutas y verduras son la mejor elección. ¿Los motivos? Aportan un extra de hidratación y son más apetecibles ya que al tomarse en frío gustan más. Los puedes combinar con legumbres o pasta integral, de forma que el plato sea más nutritivo y aporte mayor sensación de saciedad.

¿Qué opinas de esta idea: ensalada de macarrones integrales con canónigos, tomate cherry, aceitunas negras, pepino, zanahoria y topping de nueces con un chorrito de aceite de oliva virgen extra?

  • ¿Y entre horas?

¿Dulce o salado? Varias frutas distintas, cortadas previamente y con un poquito de canela por encima es mi propuesta dulce. Para la opción salada, puedes cortar bastoncitos de zanahoria, pepino y apio; serán los “cubiertos” para degustar un rico humus de garbanzos. También lo puedes hacer de remolacha, que por si no lo habéis probado, es espectacular.

Por último la opción fácil y rápida, frutas que se puedan comer con piel o un puñado de frutos secos sin tostar ni salar.

  • ¿Cómo lo preparo?

Estas opciones que te planteo requieren el uso de recipientes que cierren herméticamente, y a poder ser, de vidrio o materiales plásticos adecuados (los que son válidos para microondas). El motivo es que algunos plásticos presentan componentes perjudiciales para la salud que pueden migrar al alimento que contienen debido al calor. Esto debe aplicarse también a los recipientes donde lleves la bebida.

No mezcles en un mismo recipiente alimentos cocinados y alimentos en crudo, ni añadas los aliños a las ensaladas hasta el momento de su consumo. Además, los alimentos que se consumen en crudo deben haber sido correctamente lavados con agua (o lejía alimentaria).

  • ¿Cómo lo llevo?

No debes romper la cadena del frío. Asegúrate que la nevera que vas a usar para el transporte de tus alimentos está limpia, igual que los acumuladores de hielo, y deja ésta bajo la sombrilla. Tan importante es lavar como secar, hazlo con un paño que también esté limpio.

  • ¿Cuál es el mito del verano?

El mito del verano sin duda es “no bañarse hasta dos horas después de comer, para hacer la digestión”. Es el preferido de los padres y el más odiado por los niños, que no ven correr las agujas del reloj.

Pues tranquilos que no es real, lo verdaderamente importante es no provocar un cambio brusco de temperatura. Es decir, humedecerse previamente en la orilla diferentes zonas corporales y entrar poco a poco al mar, así nuestra temperatura corporal varía de forma adecuada. El choque térmico puede aparecer tanto si hemos comido o no, pero es cierto que una comida copiosa puede hacer que nuestro cuerpo presente una temperatura mayor.

  • ¿Qué más debes tener en cuenta?

Prepara tu piel para la exposición solar. No esperes a la playa para echarte crema, ya que desde que sales  a la calle los rayos UVA pueden incidir negativamente sobre tu piel. Y aplícatela varias veces a lo largo del día. Además, por usar una crema de alta protección no vas a ponerte menos moreno, si no que tu piel presentará una mayor protección.

También debes proteger labios y ojos. Aplícate un bálsamo de labios hidratante y protector  y evitarás posibles quemaduras. Igual que debes usar gafas de sol cuyas lentes estén polarizadas. Por último, hazte con un sombrero o gorra si vas a pasar muchas horas al sol.

Dicho todo esto, solo queda añadir que disfrutéis muchísimo de las vacaciones. Y volved con las pilas cargadas a tope.

¡Feliz verano!

Nuria Prieto, nutricionista en Benefits Body Mind.

www.benefitsbodymind.com

EMPIEZA YA TÚ OPERACIÓN BIKINI

Operaciónb bikini

photo credit: mgleiss 060610_0601_800 via photopin (license)

¡Por fin se acerca el verano! Parecía que no iba a llegar nunca ¿verdad? Atrás quedaron esos fríos y lluviosos días de invierno. ¡Ahora toca disfrutar del calorcito! Pero…¿has estado preparándote físicamente todo este tiempo para el verano? Desde Benefits te animamos a que empieces tu operación bikini desde este mismo momento. No te preocupes si no has podido ir al gym, todo lo que hubieras querido, o si todavía te falta un poquitín para lucir palmito, cual rey el mambo.

Es muy importante que no te pongas nervioso y empieces a entrenar como nunca lo hiciste en tu vida. O por el contrario, tires la toalla y no hagas absolutamente nada.

Si aún te queda algo que te gustaría mejorar, no cambies tu rutina de golpe y te centres en esa parte o partes que quieres mejorar. Busca o pregúntanos como puedes integrar diferentes formas de trabajo específico en tu programa de entrenamiento. No descartes tampoco un entrenamiento funcional o ejercicios en los que trabajes de forma combinada.

¡RECUERDA!

Trabajo de grupo/grupos musculares que quieres mejorar de cara al verano + otros grupos musculares = AHORRO DE TIEMPO Y OPTIMIZACIÓN DE TU ENTRENAMIENTO.

Por otro lado, si piensas que la operación bikini se te va a hacer un poquito cuesta arriba, no te desesperes y ¡EMPIEZA YA!

Lo bueno del deporte es que no se toma vacaciones. No pasa nada si continúas tu entrenamiento en verano. Lo más importante es que no te excedas en tus entrenamientos y modifiques drásticamente tu programa de ejercicio. Controla o cambia a una dieta específica para ti; adapta nuevos ejercicios o sesiones de entrenamiento alternativos; confía en tus posibilidades y en tu esfuerzo; y sobretodo, conviértete en la perfección de la imperfección.

Aunque nos intenten convencer cada día que existe la posibilidad de ser perfectos. No te engañes, el ser humano no lo es. Acepta como eres, trabaja para lograr tu máximo rendimiento, entrena de forma inteligente para conseguir tus objetivos y “tú cuerpo perfecto”, y siéntete lleno de vida y orgulloso de ti mismo.

Eduardo Jiménez, personal trainer

SEPTIEMBRE, EL OTRO AÑO NUEVO: VUELTA AL GIMNASIO Y A LA RUTINA

“1 de Septiembre de 2016.-

Querido diario:

Ayer volví de la playa, ¡qué depresión postvacacional tengo! El primer día de trabajo y ya me encuentro saturada, necesito más vacaciones… Además, se me ha ocurrido subirme a la báscula esta mañana, (por la mañana sí, que por la tarde peso un kilo más seguro, con la cantidad de grasa que tiene la comida del trabajo) y el resultado ha sido desastroso: ¡3 kilos he engordado! De mañana, no pasa, me apunto al gimnasio.

Para empezar, voy a llenar la nevera de fruta y verdura. Prometido. Bueno mañana no, que este fin de semana tengo barbacoa, pero la semana que viene empiezo sí o sí…”

¿A cuántos de vosotros os han sonado familiares estas líneas? En formato diario, conversación con los amigos o con los compañeros del trabajo, pero en cualquier caso, es la realidad de cada Septiembre. Ya puede dar el reloj de la puerta del Sol las campanadas el 31 de Diciembre que para mí el año comienza ahora. Y es un momento tan bueno como cualquier otro para empezar a cuidar tu alimentación y comenzar con una buena rutina de ejercicio.

Aquí va mi recomendación:

  • La vuelta a la rutina ayuda a retomar los horarios de las comidas y ser constante con ellas. Lo primero es ir a hacer una buena compra al súper (después de haber comido, hacer la compra con el estómago vacío te va a llevar a los pasillos que peor alimentos contienen) para tener siempre disponibles en casa y en el trabajo los ingredientes más saludables.
  • Si la cocina de tu lugar de trabajo deja mucho que desear, prepárate el táper. Ahora que el calor no quiere irse, ensaladas completas con una base de cereal integral o legumbre en frío son opciones ricas y muy cómodas. Te sentirás mucho mejor si también trabajas después de comer, previniendo esa incómoda pesadez abdominal que dejan las digestiones de comidas ricas en grasas.
  • ¡Disfruta la fruta! Aprovecha toda la fruta de temporada para esas comidas intermedias. No dejes pasar la hora de la media mañana y la media tarde o llegarás con un hambre voraz a la comida y a la cena, tomando una cantidad mucho mayor de la que necesitas.
  • Bebe agua. Aunque en verano no haya sido tu bebida predilecta, es la única que de verdad sirve para hidratar al organismo. No te digo ni dos litros ni tres, si no que bebas siempre que tengas sed. Igual que no debes estar muchas horas sin comer, tampoco puedes estarlo sin beber (agua).
  • Actividad física. No sólo viene bien a nivel cardiovascular o para recuperar la forma física. El ejercicio libera endorfinas, neurotransmisores que producen sensación de bienestar, por lo que cuando hayas acabado tu entrenamiento habrás dejado atrás ese agobio que te provoca tu jefe tras la vuelta de vacaciones.

Para todo esto puedes recurrir a profesionales, tanto entrenadores como tu nutricionista te ayudarán a conseguir este objetivo del “nuevo año”.

No lo retrases más, ¡os esperamos en Benefits!

RUTINA DE EJERCICIOS PARA ADELGAZAR EN CASA

Rutina para entrenar en casa

Aprovechando que estamos en verano, que puedes estar en la playa o en la montaña de vacaciones, o esperando en la oficina para irte de veraneo, os planteo un entrenamiento muy sencillo para que luzcas tipo donde estés.

Lo que os traigo es una rutina de ejercicios, centrada en el abdomen, con la que podrás perder peso y tonificar sin tener que dedicar demasiado tiempo al entrenamiento.

¿Quieres saber cómo hacerla?

El funcionamiento es muy sencillo, elige el tiempo de ejecución de cada ejercicio y el número de vueltas al circuito en función de tu nivel:

Nivel principiante, 20 segundos por ejercicio y 2 vueltas al circuito

Nivel intermedio, 30 segundos por ejercicio y 3 vueltas al circuito

Nivel Avanzado, 40 segundos por ejercicio y 4 vueltas al circuito

Los ejercicios

El circuito consta de 5 ejercicios con los que trabajarás el abdomen al completo:

  • Plancha: tumbad@ boca abajo, apoyando en el suelo las puntas de los pies y los antebrazos, desde esta posición deberás mantener el resto del cuerpo en el aire, con la espalda recta.
  • Mountain Climbers: túmbate boca abajo y ponte en posición fondos, apoyando manos y pies en el suelo, y manteniendo tu espalda recta (sin elevar, ni hundir la cadera). Desde la posición anterior lleva la rodilla derecha hacia el codo derecho, y la izquierda al codo izquierdo de forma alterna.
  • Pies a manos: boca arriba, con las piernas estiradas en el suelo y los brazos estirados hacia atrás, sin doblar codos ni rodillas lleva las manos y los pies hacia arriba, hasta que se encuentren en el medio.
  • Rodillas a hombros: misma posición que el ejercicio anterior, pero ahora solo llevas los pies hacia los hombros.
  • Cangrejo: siéntate en la colchoneta y apoya las manos y los pies en el suelo, levanta el resto del cuerpo hasta que la cadera esté casi alineada con rodillas y hombros, desde esta posición lleva pierna derecha, y brazo izquierdo, estirados, hacia arriba y al centro, hasta que se encuentren encima de la cadera, vuelve a la posición de inicio y repite con el otro lado.

Para que no haya ninguna duda te dejo la rutina completa en vídeo, solo tienes que hacer click aquí

Recuerda hidratarte con frecuencia y trabajar de forma lenta y controlada.

Felices agujetas!!

Nutrición Madrid, recetas saludables: Ensalada de alubias blancas

Foto: www.aesopspain.org

Foto: www.aesopspain.org

Como os comenté en el post anterior, no hay que eliminar los alimentos que se toman en platos “de cuchara”; simplemente cambiando la elaboración de estos ingredientes podremos tomarlos en verano mediante recetas apetecibles y sencillas.

Aquí os dejo un plato muy rico para este verano, ¡cuando vengáis a entrenar me contáis qué tal os ha sentado!

Ingredientes (para 1 persona)

  • 100 g de alubias blancas
  • ½ calabacín
  • ½ tomate
  • 1 cebolleta pequeña
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen
  • 1 cucharada de vinagre (de postre)
  • 1 hoja de laurel
  • 1 diente de ajo
  • Sal (1 pizca), pimienta y perejil

Elaboración

Primero se cuecen las alubias en una olla a presión con el laurel y el ajo, y después dejamos enfriar. Por otro lado, se hierve el calabacín y se trocea.

Lavamos el tomate y lo cortamos en dados junto con la cebolleta.

Para el aliño, haremos una vinagreta con el aceite de oliva, vinagre y perejil, la cual salpimentaremos posteriormente.

Mezclamos los ingredientes y enfriamos en la nevera.

¡Listo para servir o para llevar al trabajo!