¿Los problemas digestivos durante el ejercicio te impiden rendir al 100% y no sabes cómo evitarlo?

Los problemas digestivos son muy comunes en el ejercicio, especialmente en sesiones de resistencia como la bici o la carrera.  Son quizás la causa más común de un rendimiento deportivo deficiente. Entre sus síntomas podemos encontrar náuseas, vómitos, angina abdominal y diarrea con sangre. En este artículo te damos algunos consejos para evitar estos problemas gastrointestinales.

 

La fibra puede estar dándote problemas digestivos

La fibra es un nutriente no digerible. Se mantiene en el tracto intestinal durante más tiempo dando lugar a fermentaciones. Estas producirán gases, causantes de la hinchazón y calambres intestinales. Debido a su alto volumen también dará lugar a una distensión abdominal, creando sensación de pesadez.

Por otro lado, se produce mayor trabajo de digestión al ser esta más lenta. Lo que implicará mayor necesidad de energía implicada en esta función, en lugar de ahorrar este potencial energético para el ejercicio.

Esto no quiere decir que se deban eliminar los alimentos ricos en fibra en un deportista. Lo correcto es elegir el momento adecuado de su ingesta para evitar problemas digestivos. Por lo cual es recomendable evitar los alimentos ricos en fibra en las comidas previas al ejercicio físico.

 

Fármacos antiinflamatorios no esteroideos y la aspirina

El consumo de fármacos como el ibuprofeno antes del ejercicio puede conducir a una lesión intestinal pequeña y a la pérdida a corto plazo de la función barrera intestinal. Los efectos secundarios peligrosos de los antiinflamatorios en la mucosa gastrointestinal aumentan la permeabilidad intestinal y favorecen la aparición de lesiones gastrointestinales.

Por ello, debemos restringir su uso en los momentos previos o durante el ejercicio a lo estrictamente necesario. Y siempre con receta médica.

 

Productos lácteos

Los productos lácteos pueden causar problemas gastrointestinales durante el ejercicio. Esto es debido a la digestión más lenta de la lactosa y una mayor cantidad de grasa (la cual retrasa la digestión). Se recomienda en estos casos sustituir la leche por bebidas vegetales como leches de soja, de arroz o de almendras en las ingestas previas al ejercicio físico.

 

Evitar la deshidratación aguda

El déficit de agua tiene consecuencias en el organismo y en el rendimiento físico. La deshidratación aumenta la frecuencia cardiaca y la tensión fisiológica. Así como la percepción del esfuerzo por calor durante el ejercicio. Cuanto mayor sea el déficit de agua corporal, mayor será el aumento en la tensión fisiológica durante el ejercicio. La deshidratación mayor del 2% del peso corporal disminuye el rendimiento cognitivo. Por esto se considera un factor que puede agravar los síntomas de problemas gastrointestinales. Se recomienda comenzar la carrera bien hidratado.

 

Entrenar el intestino la absorción de carbohidratos

El intestino es adaptable y se puede aplicar como un método práctico para incrementar la oxidación de los carbohidratos exógenos. Si se adapta el intestino a los alimentos que se consumen durante una carrera, será menos propenso a tener problemas de estómago. Si se evitan los hidratos de carbono en la vida diaria los intestinos responden reduciendo el número de transportadores intestinales. De esta manera la capacidad de absorber los hidratos de carbono se reduce. El día de la carrera el intestino puede no ser capaz de absorber toda energía ingerida, lo que puede causar problemas digestivos.

Por tanto, se recomienda siempre probar la suplementación y alimentación que se vaya a tomar previa o durante los entrenamientos de alta carga. Puede probarse en otros con menos carga y de manera progresiva. Si sabes que específicamente un alimento te sienta mal durante los entrenamientos trata de no introducirlo en las comidas previas al ejercicio.

Ahora no tienes excusas, que nada te pare.