photo credit: VAAM Diet by Meiji via photopin (license)
photo credit: VAAM Diet by Meiji via photopin (license)

En Septiembre ya le dimos la bienvenida al “año nuevo”, por lo que ahora es mucho más fácil retomar los buenos hábitos de nutrición desarrollados en el último trimestre del 2016. Si te pones en marcha desde hoy, en un par de semanas ya habrás podido adelgazar esos kilos “navideños” que han llegado junto al 2017 y recuperar tu figura después de las fiestas. Tranquilos, que tras el paso de Melchor, Gaspar y Baltasar se acabó el roscón y los turrones.

Si por el contrario, no eres del grupo de personas que ya había conseguido mejorar su alimentación previamente a la Navidad, pero te has llenado de buenos propósitos al volver a comer fruta con cada campanada, cuidado con la forma elegida para comenzar a perder grasa.

No sé qué nos provoca a nivel emocional un simple cambio de fecha, pero Diciembre dice que nos saltemos las reglas a la torera mientras que Enero impone la castidad alimentaria, lo que representa un problema bastante grande a la hora de conseguir los objetivos. Os doy toda una lista de motivos, tantos como meses tiene el año:

1. Dietas excesivamente restrictivas
2. Dietas sin seguimiento por un profesional
3. Dietas “milagro”
4. Dietas no personalizadas
5. Dietas sin ejercicio
6. Dietas con fecha de inicio y fin
7. Dietas que repiten el mismo alimento en cada comida
8. Dietas que eliminan la mayoría de los alimentos
9. Dietas de lunes a viernes
10. Dietas tipo “lista de la compra”
11. Dietas de “la vecina del quinto”
12. Dietas sin base educativa

Todo este tipo de “ejercicio dietético” de alto riesgo sólo va a conseguir un efecto rebote en cuanto volváis a la alimentación habitual, ya que son dietas sin fundamento nutricional alguno, y os harán recaer en los mismos errores que teníais anteriormente. Os conllevará un buen enfado al ver que, tras ese gran esfuerzo realizado, no habéis obtenido lo que queríais. Además, una buena alimentación no cuesta un gran esfuerzo, enseguida se ven los efectos y esto motiva el continuar con ello. Es el propio organismo el que disfruta comiendo de esta nueva forma, ¡te lo pedirá el cuerpo!

Si de verdad tenéis la motivación y no sólo el propósito de bajar de peso, buscar un dietista-nutricionista que os enseñe a hacerlo bien, que os proporcione las mejores pautas para conseguir vuestro objetivo y las herramientas para mantenerlo en el tiempo.

Además, hay que combinar los cambios alimentarios con actividad física, realizada de forma adecuada al estado físico actual de cada uno, pero de este capítulo se encargará un entendido en el tema durante el próximo artículo. ¿Quién será?

Pista: es un grandísimo entrenador en Benefits Body Mind y…puede que tenga barba 😉 Muy feliz año a todos y ya sabéis, os espero donde siempre, ¡en Benefits!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− 3 = 1