photo credit: I'll Dance With Summer 'Til I Die And Never Tire via photopin (license)
photo credit: I’ll Dance With Summer ‘Til I Die And Never Tire via photopin (license)

Se acerca el buen tiempo (¡por fín!) y hay que ir pensando en el cambio de armario: adiós abrigos, hola faldas cortas y shorts. Pero la pregunta del millón… ¿te vale la ropa de la temporada pasada? ¿Sigues marcando bíceps con tu camiseta favorita? Este momento es aquél en el que te planteas que no has sido “bueno” durante el largo invierno, que has hecho más tumbing que running y que tu alimentación ha dejado un poquito que desear.

Aunque la estacionalidad no debería marcar un cambio de hábitos, debiendo ser un cambio permanente por motivos de salud (y no estéticos), es cierto que esta época nos empuja a mejorar  y nunca es tarde para empezar a hacerlo bien. Así que si es tu caso, ¡hazme caso! Aquí tenéis diez consejos que os ayudarán en el camino hacia el verano del éxito…

  • 2 litros de agua al día. Una forma muy fácil de controlar el agua que bebes es hidratarte con una botella de medio litro por la mañana y tomar otra a lo largo de la tarde. Si le añadimos dos vasos más durante la comida y otros dos en la cena, ¡habremos llegado a los 2 litros!
  • 3 raciones de lácteos al día. Mejor descremados o semidesnatados, pero que estén presentes en tu desayuno y en las comidas intermedias. ¡Combina yogures con tu fruta favorita en un bol y tendrás una merienda rica y saludable!
  • 4 componentes en tus platos. Proteína saludable (elige pescados, carne de ave y legumbres, limitando la presencia de carnes procesadas y embutidos); vegetales (selecciona verduras y hortalizas diferentes cada día), cereales integrales (lee bien las etiquetas nutricionales, que especifiquen en los ingredientes “harina de grano entero”: este tipo de cereal aporta fibra, vitaminas y minerales presentes en las partes que eliminan en los cereales refinados, además producen mayor saciedad y menor índice glucémico siendo muy beneficioso para controlar los niveles de azúcar en sangre) y aceite de oliva (para cocinar y aliñar).
  • 5 comidas al día. Olvídate de saltarte el desayuno o la merienda, llegarás con mucha más hambre a las comidas principales y elegirás alimentos poco recomendables.
  • 6 raciones de frutas y verduras al día. Toma 3 o 4 frutas entre el desayuno, media mañana y merienda, y dos raciones de verdura entre comida y cena. Puedes utilizar éstas como primer plato o combinadas en un plato único con pasta, arroz o legumbres en la comida, o como guarnición en la cena.
  • 7 días a la semana sonriendo. Sí, sonríe, disfruta y dedícate un rato a ti mismo, a lo que más te guste, ya sea practicar tu deporte favorito, ir de compras o relajarte en casa con los tuyos.
  • 8 horas de descanso al día. ¡No olvides que es la forma de recuperar la energía para el día siguiente!
  • 91 113 14 44 ó 91 212 43 53 Si aún no tienes claro cómo alcanzar tus metas, ¡en Benefits Body Mind te ayudamos a conseguir tu objetivo!
  • 10 semanas para el #summertime! ¿Después de llevar a cabo todos estos cambios vas a volver atrás? 😉 Ya vas por el buen camino, ¡sigue recorriéndolo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 + 5 =