Piensa en la alimentación de tus hijos

¿No sabes realmente como alimentar a tus hijos de forma saludable? Educar a nuestros hijos con unos buenos hábitos alimenticios resulta ser la base para la prevención de múltiples enfermedades en la población adulta. La mejor forma de hacerlo es introduciendo en su alimentación opciones saludables desde chiquitines, para que sean ellos los que las puedan elegir en todo momento. Te va a resultar muy fácil, en este artículo te decimos como hacerlo. ¡Comenzamos!

Una alimentación saludable se basa en eliminar cualquier producto procesado ​​e industrial y apostar por los alimentos frescos y preparados en casa. Vamos a hacer un recorrido por diferentes ingestas para darte algunas ideas:

Para el desayuno

Intenta incluir siempre una base láctea, una fruta y un cereal integral para proporcionar la mayor energía para todo el día a tus hijos. Trata de no utilizar zumos para sustituir la pieza de fruta. La base de cereal integral es mejor que sea a base de copos de avena, cereales integrales o pan integral (más del 70% de su harina debe ser integral). Algunos ejemplos son:

  • Leche con copos de avena y trocitos de melón.
  • Vaso de leche, un plátano y pan tostado con tomate.
  • Yogur con fresitas y cereales integrales.
  • Pan con queso fresco y frutas variadas.

A veces pensamos que variar es necesario y que el niño se aburrirá si siempre desayuna lo mismo. Esto no tiene por qué ser así. Hay niños que les gusta desayunar siempre lo mismo, siempre y cuando sea una opción saludable, lo tenemos que respetar.

A la hora del patio

Momento de recuperar energías. No todos los niños tienen las mismas necesidades energéticas, algunos se sentirán saciados con una pieza de fruta, otros necesitarán un bocadillo. Ideas:

  • 1 puñado de frutos secos tostados.
  • 1 pieza de fruta.
  • Bocadillo de pan integral con: queso fresco, aguacate y tomate, jamón dulce o pavo (mínimo un 80% de carne), tortilla francesa o de tortilla de verduras, atún, hummus, jamón serrano.
  • Yogur sin azúcar añadido o edulcorado.

En definitiva, evitar los paquetes de galletas, la bollería industrial, las barritas de cereales, las barritas de chocolate, los bocadillos de embutido a diario.

La merienda

Los niños saldrán con hambre del colegio y ganas de comerse el mundo. La calidad de la merienda es ideal para volver a introducir otra vez 1 fruta o 1 lácteo acompañado de un cereal integral. Por ejemplo:

  • Pan con tomate y aceite y 1 vaso de leche.
  • Yogur con copos de avena.
  • Bocadillo de plátano maduro.
  • Frutos secos con una fruta.

Es normal que al principio genere rechazo por parte de los más pequeños, ya que el poder del sabor dulce de los productos procesados les genera mayor adicción y satisfacción. Sin embargo, si poco a poco vas cambiando sus hábitos acabarán pidiéndote las opciones saludables que más les gusten.

Recuerda, la salud de tus hijos está en tu mano.