Foto: medicalexpo.es

Los anuncios de tele-tienda han sido múltiples y variados; muchas veces nos han sacado más de una sonrisa por lo ridículo e inverosímil de los productos que ofrecen.

Pero la primera vez que vi anunciado unos electrodos milagrosos que conseguían que tuvieras unos abdominales tipo tableta de chocolate, mientras estabas tumbado tranquilamente en el sofá comiendo palomitas, me indigné muchísimo ¿¡De verdad esta gente piensa que nos creemos todo!?

Los modelos de anuncio, con ese cuerpo espectacular, están así gracias a unas corrientes sin realizar esfuerzo alguno, ¡QUE INVENTO! Para que sudar si unos electrodos hacen las abdominales y las sentadillas por ti.

Qué pena que los múltiples milagros fisioterápicos no sean verdad.

Hay muchos engaños con la electroestimulación,  por lo que intentaré aclarar en qué consisten estas corrientes y cuál es su límite.

La electroestimulación o gimnasia pasiva, es una técnica en la que se utiliza una corriente eléctrica produciendo una contracción muscular, mediante unos electrodos adheridos a nuestra piel.

Estos aparatos se usan a diario en rehabilitación, ayudan a los Fisioterapeutas a tener otra técnica más para recuperar músculos atrofiados por lesiones, inmovilizaciones, cirugías y demás patologías que hayan originado una pérdida severa de masa muscular. Por lo tanto es muy útil cuando el músculo está muy debilitado, puesto que nos ayuda a acortar el tiempo de recuperación; siempre y cuando el paciente colabore activamente en la rehabilitación. Pero nada de cambiar michelines por tableta!!

Fisioterapia

Es importante que sepamos tres conceptos básicos:

–          La electroestimulación funciona para la rehabilitación de personas con patologías y siempre con un programa de ejercicios rehabilitador, nunca tumbado en el sofá cambiando de canal.

–          Los aparatos que anuncian en la TV suelen ser de baja calidad y no son capaces de producir corrientes de la intensidad necesaria para producir hipertrofia.

–          Con un aparato de electroestimulación no se trabaja el sistema Metabólico, ni el Sistema Cardiovascular, ni la coordinación, ni el equilibrio, ni la flexibilidad. Simplemente se trabaja la musculatura superficial y puede producir lesiones.

En definitiva una buena terapia de recuperación muscular debe ser siempre supervisada por un profesional cualificado, que conozca el cuerpo humano y sus límites. Ponte en manos de un equipo multidisciplinar (Entrenador Personal, Fisioterapeuta y Nutrición) que te haga esforzarte, sudar y SONREIR, por un objetivo que lucharéis ambos.

María Arrabé.

Fisioterapeuta y Entrenadora Personal BBM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

+ 64 = 70