Comer sano se complica

Comer sano es muy fácil, pero lo complicamos mucho cuando nuestros hábitos están acostumbrados a la llamada comida basura: ultraprocesados, comida rápida, de dudosa calidad, etc.

Nuestro alrededor no nos lo pone nada sencillo.  Vivimos en una sociedad dónde comer un donut sale más barato que una manzana. También se achaca a la falta de tiempo para cocinar saludable debido al estrés y cansancio laboral.  Además la información sobre alimentación que recibimos a diario suele ser contradictoria, por lo que es lógico que no sepamos que comer.

 

Hazlo paso a paso

A pesar de todo,  que realizando pequeños cambios en tu dieta semanal tienes bastantes garantías de comer sano y equilibrado sin grandes esfuerzos. La cuestión es adaptarse a una serie de hábitos que poco a poco te irán guiando hacia una alimentación mucho más saludable.

Si quieres empezar a cuidarte y comer sano todos los días, pero no sabes cómo, aquí tienes 5 consejos sencillos que pueden ayudarte:

  1. Empieza el día con un desayuno saludable: aléjate de la bollería y los alimentos refinados (galletas, cereales con azúcar.) En su lugar puedes tomar pan con harinas integrales (espelta, centeno), copos de avena, frutas o frutos secos, entre otros.
  2. Que las frutas y verduras sean la base de tu alimentación. Según Harvard, ¡las verduras deberían ocupar la mitad de tu plato! Y las frutas es mejor si las tomas enteras, pero si quieres un zumo es mejor batido que exprimido.
  3. Apuesta por las grasas buenas: aceite de oliva y de coco, frutos secos y aguacate.
  4. Combina tu fuente proteica con pescados, carnes magras, huevos y fuentes vegetales (soja, etc.)
  5. Bebe siempre a base de agua, aléjate de refrescos y las bebidas azucaradas.

Si necesitas ayuda para mejorar tu dieta no dudes en contactar con #BenefitsBodyMind. Nuestras profesionales nutricionistas del método BenefitsBodyMind estarán encantadas de ayudarte. Recuerda: tus objetivos, nuestro compromiso.