Nutrición Madrid: Saltarse el desayuno o las noticias

Así rezaban los titulares más sensacionalistas a principios de Octubre, debido a un estudio publicado en la Journal of the American College of Cardiology  cuya conclusión ha sido que “saltarse el desayuno se asocia con un aumento de las probabilidades de ateroesclerosis independientemente de la presencia de factores de riesgo cardiovasculares”.

Este estudio no tiene culpa de la fórmula utilizada para captar la atención de los lectores, y sí nos deja claras las razones que avalan su conclusión. Ésta es, que la costumbre de saltarse el desayuno, suele estar ligada a la presencia de otros factores de riesgo cardiovascular o incluso a hábitos alimenticios poco saludables. Pero en ningún sitio afirma que saltarse una ingesta sea tan dañino como el tabaquismo o el sedentarismo.

Sentadas las bases del tema, me gustaría explicaros la problemática que se está creando en torno al desayuno.

Ni prescindible ni imprescindible. Es una ingesta más en el día cuya mayor importancia radica en elegir alimentos de calidad. Pero como ocurre en cualquiera de las ingestas. Si vas a tomar un ultraprocesado rico en azúcares añadidos, grasas vegetales de mala calidad y harinas refinadas, lo mejor sería saltarse el desayuno. Si por el contrario, los alimentos que tomas por la mañana están recogidos en alguno de estos grupos, tu desayuno será maravilloso: nutritivo y con ingredientes de calidad.

  • Alimentos de origen vegetal (como piezas de fruta enteras)
  • Cereales completos (panes que indican más de un 70% de harina integral en su composición o copos integrales)
  • Grasas saludables (como el aceite de oliva virgen extra, el aguacate o las semillas)
  • Lácteos sin azucarar o edulcorar (como el yogur natural, kéfir o leche de vaca, si no hay presencia de alergias o intolerancias)
  • Proteína de alto valor biológico (como la del huevo)

En cuanto a las nuevas tendencias, como el ayuno intermitente o hacer actividad física en ayunas, pueden ser técnicas favorables para ciertos grupos poblacionales. Se debe tener en cuenta que es un nivel más avanzado. Para que tenga éxito se deben asentar hábitos alimentarios correctos antes de ponerse  en práctica. Además, la relación con la comida debe ser sana.

Estas prácticas pueden generar ansiedad, mayor sensación de hambre o suponer una mala elección alimenticia, generando el efecto contrario al que se quiera conseguir (como puede ser la pérdida de grasa o una mejor aprovechamiento de los sustratos energéticos, motivos por los que suelen utilizarse estas tendencias).

Por todo esto, es muy importante la necesidad de individualizar. Cada persona tiene requerimientos, apetencias y estilos de vida diferentes, y no todo es válido para la población general.

Finalmente, el objetivo de cada persona marca una gran diferencia. Lo que le funciona a tu amigo no significa que a ti también te beneficie. Sed críticos con la información que recibáis, tantos de los medios como de cualquier otra fuente, y acudid a profesionales si necesitáis apoyo para conseguir vuestras metas. Estamos deseando escucharos.

Desde el departamento de Nutrición… ¡Feliz Otoño!

 

Optimiza tu entrenamiento

Llega el final de septiembre,

optimiza tu entrenamiento.

Ya nos hemos vuelto a acostumbrar a madrugar, a trabajar, a llevar los niños al cole…, en definitiva, a nuestra rutina diaria y es en este momento cuando nos abordan varias cuestiones. La primera es, igual que los niños hacen en junio, ver si hemos conseguido nuestros objetivos del pasado año. Muchos de nosotros diremos un tajante no y ahí viene la segunda cuestión y el primer problema: “Voy a apuntarme de nuevo al gimnasio para conseguir esos objetivos” y viene el problema que todos tememos: el tiempo. Por todo esto y más, optimiza tu entrenamiento.

 

El tiempo es uno de los mayores problemas a la hora de entrenar y de nuestra sociedad en general. Pero como siempre se ha dicho, todo es ponerse. No hace falta estar 3 horas en el gimnasio para poder notar resultados. Con este artículo vamos a dar una serie de estrategias para optimizar al máximo ese tiempo de entrenamiento. Y a conseguir los objetivos para la nueva temporada.

 

  • 1º COGE EL HÁBITO DE HACER ACTIVIDAD FÍSICA

Una de las cosas que más cuestan después de las vacaciones es habituarse a hacer actividad física nuevamente. Si encima no tenemos excesivo tiempo, esa falta de tiempo se va a convertir en la excusa más poderosa. Durante el primer mes deberíamos ir lo máximo posible a nuestro centro de entrenamiento. Con ir 30 minutos el máximo de días que podamos, haremos que el cuerpo se acostumbre. Y por tanto, nos “pida” ir a realizar actividad física.

 

  • 2º MANTENTE ACTIVO

Muchas veces, sobre todo cuando queremos perder masa grasa, creemos que solo cuenta lo que hacemos en el gimnasi. Cuando en realidad, el resto de las actividades que realizamos en el día a día también cuenta. Cuanto más activos estemos a lo largo del día ya tendremos ganado bastante a la hora de ir al gimnasio. Si una persona de 70 kg camina a una media de 5 km/h durante 4 horas al día, habremos quemado 974 kcal. Mientras que si esta misma persona está durante 30 minutos pegándole a un saco de boxeo habrá quemado 300 kcal. El mantenernos activos a lo largo del día nos sirve para “quitarle” algo de presión al entrenamiento.

 

  • 3º TRABAJA CON SISTEMAS DE ALTA INTENSIDAD

Otra forma de optimizar el tiempo de trabajo, sobre todo a nivel cardiovascular que es donde más tiempo se dedica a una rutina de entrenamiento, es el trabajar con protocolos de alta intensidad. Estos protocolos hacen que en un periodo de trabajo corto se consigan las mismas o mejores adaptaciones que con el ejercicio cardiovascular de larga duración además de otros beneficios que no se darían con ese tipo de trabajo. Eso sí si optas por este tipo de trabajo asegúrate que contigo está un profesional totalmente cualificado y que sabe llevar este tipo de trabajo y sepa manejar bien tus intensidades.

 

  • 4º CUANDO VAYAS AL GIMNASIO ¡¡¡ENTRENA!!!

Aunque parezca un consejo obvio no todo el mundo lo lleva a cabo. Otro de los problemas a la hora de no ver resultados en el gimnasio y estar mucho tiempo en él es que muchas veces no vamos a entrenar. Tenemos que tener claro que si queremos resultados tenemos que tomarnos en serio lo que hacemos y estar centrados al 200% en aquello que tenemos que hacer. Vamos como cualquier cosa en la vida.

 

Ir al gimnasio 3 horas, sinceramente, es una pérdida de tiempo, y si encima no tenemos ese tiempo es aún peor. En la gran mayoría de los casos en 45 minutos a 1 hora se hace un entrenamiento de máxima calidad. Así que aprende a escuchar a tu cuerpo y cuando vayas a entrenar da el 100%. Si un día crees que no estás lo suficiente motivado para dar ese 100% o estás disperso mejor queda con amigos y disfruta un poco del tiempo que tienes (siempre y cuando ya tengas cogido un buen hábito de hacer actividad física, antes no vale).

 

Por último, pero no por ello menos importante, está la opción de entrenar con un entrenador personal. Esta última opción es la que mejor aúna las 3 anteriores (la segunda en parte para que este profesional te sepa guiar). El trabajar bajo la supervisión de un profesional, el cual va a hacer suyo tu sacrificio y objetivos, viene perfecto para la gente que no tiene tiempo y que le cuesta coger un hábito de actividad física.

Vamos a tener un motivo por el que ir a entrenar, el entrenador va a optimizar al 100% nuestro trabajo con él y nuestro tiempo a su lado y además es una persona que va a tener unos conocimientos extraordinarios sobre lo que nos va a venir bien y lo que no, sobre a qué intensidad trabajar y a cual no y sobre con cuál sistema de entrenamiento debemos de trabajar. Con un par de sesiones de 30/45 minutos a la semana más algo de trabajo adicional por nuestra cuenta vamos a conseguir beneficios y objetivos que por nuestra cuenta no podríamos conseguir o lo haríamos de una forma mucho más lenta o menos saludable.

 

Y hasta aquí serían los consejos que podemos darte para que el tiempo ya no sea una excusa, que el año que viene no tengas que decir otro tajante NO a si has conseguido tus objetivos y, sobre todo, para que empieces a tener una vida activa y saludable dejando de lado el dichoso reloj porque, como decía mi padre, si realmente quieres conseguir algo el tiempo se consigue y es algo secundario.

 

Benefits Gym, Avda. General Perón, 25, Madrid

Benefits Studio, C/ Marqués de Viana, 67, Madrid

 

 

La triple A para mejorar la vuelta a la rutina

photo credit: Cosmopolita. Lo cotidiano via photopin (license)

La triple A para mejorar la vuelta a la rutina. Alimentación, Actividad y Actitud. Como las tres cés del periodismo: claro, conciso y concreto. De esta forma os enumero las claves necesarias para retomar fácilmente la rutina tras las vacaciones.

  1. Alimentación

Puesto que la nevera se encuentra vacía (podéis observar cómo las bolas del desierto recorren libremente la despensa), lo primero es hacer una buena lista de la compra y acudir al mercado con ella.

  • Proteína de calidad (huevos, carnes magras, pescados, legumbres y lácteos)
  • Hidratos de carbono complejos (tubérculos, cereales y panes a base de granos completos)
  • Grasas saludables (aceite de oliva, semillas, frutos secos y pescados azules)
  • Fuente de vitaminas y minerales (frutas, verduras y hortalizas)

Un apunte, el orden no implica la importancia del grupo, es sólo una lista.

Además, no olvidéis una correcta hidratación a base de agua, (también empieza por A, curioso…), y dejad las bebidas alcohólicas, que se suelen consumir de más en verano, a un lado. De verdad que “lo de una copita de vino al día es sano” no es cierto, sólo lo afirma quien lleva un beneficio por ello.

  1. Actividad

Volved al gimnasio, a vuestra rutina de running, de pádel o del deporte que más os guste. Recordad la sensación obtenida tras practicar dicha actividad, de placer, de felicidad, de “que bien me siento cuando me siento bien”. Y si no hacíais deporte antes de las vacaciones, no se me ocurre mejor momento que HOY para empezar a practicarlo.

Es necesaria tanto la práctica de actividades deportivas, como la ausencia de cansancio, así que no olvidéis descansar bien. Marcaos horarios para que no os cueste tanto levantaros por la mañana ni dormiros a una hora temprana por la noche, y conseguiréis las horas recomendadas de sueño. El trabajo será mucho más llevadero J

  1. Actitud

Buscad una motivación diaria; “los pequeños detalles” de compañeros que hace mucho que no veis, compartir historias del verano y desayunos (saludables) en la oficina, los nuevos retos que os plantea vuestro entrenador para esta temporada en el gimnasio, aprender un nuevo idioma o buscar las mejores prendas de la temporada Otoño-Invierno de Zara. Lo que sea. O todo. Y no olvidéis disfrutar de ello!!

photo credit: jacsonquerubin She Runs and Shine via photopin (license)

La actitud es una pequeña cosa que marca una gran diferencia”.  (Winston Churchill)

Nuria Prieto, nutricionista en Benefits Body Mind

VUELTA AL COLE, ENERGÍA PARA VOLVER A TU ENTRENAMIENTO

¿Cómo han ido esas vacaciones de verano? ¿Has recuperado fuerzas? Esperamos que sí.

¡¡¡Ahora toca volver a la rutina!!! Pero no te queremos presentar esta etapa del año como algo negativo ni mucho menos. Al contrario. Empezar de nuevo en septiembre es una oportunidad para proponerte nuevos retos, explorar nuevas formas de entrenar o, simplemente, volver a reencontrarte con esos “compis” de clase.

No le tengas miedo, o mejor dicho, PEREZA, a volver al gimnasio. ¿Y cómo se hace eso tío Benefits? EASYPonte tus zapatillas, llénate de ilusión y sal de la cueva. Atrévete a conseguir lo que te propongas para esta temporada 2017-2018.

Pero ojo… con calma. Recuerda, si es que has reposado completamente o entrenado ligeramente, que tienes que volver a retomar una rutina completa. Desde el equipo de Benefits, te aconsejamos que vayas con calma. No empieces dando el 110% o levantado ese peso que nunca antes llegaste a levantar. Un exceso de entrenamiento o demasiado duro puede que caigas en un “sobreentrenamiento” o lesión muscular. Como el segundo término seguro ya lo conoces (Ojala y no lo hayas sufrido nunca) te explico brevemente cuando se puede producir el segundo.

Un “sobreentrenamiento” se produce cuando el nivel de actividad física es tan elevado que no nos permite recuperar adecuadamente. Algunos de los síntomas pueden ser: falta de potencia muscular y resistencia física, baja autoestima, ansiedad o trastornos del sueño.

Dicho esto, y aunque resultemos un poco pesaditos, te recomendamos un proceso de adaptación. Nuestro equipo de entrenadores estará encantado de ayudarte en estas primeras semanas y aconsejarte en todo lo que necesites.

Por último, recordarte que nuestro excelente servicio de nutrición está aquí POR Y PARA VOSOTROS. Porque alimentación y deporte van siempre de la mano. Podéis realizaros una valoración corporal (por si alguno lo pensaba, no por desanimaros) con el fin de evaluar vuestra situación de forma específica. Y así, poder aconsejaros de una manera más objetiva y trazar de la forma más eficiente, si así lo deseáis, vuestro próximo plan de entrenamiento.

Nutrición Madrid: 7 claves para disfrutar un día de playa

Julio, calor, sol y el Despacito” de Luis Fonsi hasta en la sopa. Lo tenemos todo para saber que la temporada de playa ya está aquí. Pero, ¿sabes preparar bien una jornada playera?

Yo os voy a ayudar a organizaros con las siguientes 7 claves para disfrutar de un día de playa, que harán que vuestros bañitos sepan aún mejor:

  • ¿Qué bebo?

La respuesta es la a, a de agua. Es la única bebida que nos hidrata realmente, y la que necesita tu organismo. Piensa que las altas temperaturas soportadas de forma constante aumentarán la pérdida hídrica, por lo que bebe agua cada hora y no esperes a tener sed. Tener sed es un indicador de que ya te encuentras deshidratado.

Aparte de agua, puedes dejar preparado la noche anterior cubitos de hielo con trocitos de fruta. De esta forma al añadirlos a un recipiente con agua y deshacerse, dan sabor. Otra opción es que utilices té, jugo de limón exprimido y hierbas como la menta o la hierbabuena, para elaborar un “mojito saludable”.

  • ¿Qué como?

Alimentos frescos, ricos en agua, como frutas y verduras son la mejor elección. ¿Los motivos? Aportan un extra de hidratación y son más apetecibles ya que al tomarse en frío gustan más. Los puedes combinar con legumbres o pasta integral, de forma que el plato sea más nutritivo y aporte mayor sensación de saciedad.

¿Qué opinas de esta idea: ensalada de macarrones integrales con canónigos, tomate cherry, aceitunas negras, pepino, zanahoria y topping de nueces con un chorrito de aceite de oliva virgen extra?

  • ¿Y entre horas?

¿Dulce o salado? Varias frutas distintas, cortadas previamente y con un poquito de canela por encima es mi propuesta dulce. Para la opción salada, puedes cortar bastoncitos de zanahoria, pepino y apio; serán los “cubiertos” para degustar un rico humus de garbanzos. También lo puedes hacer de remolacha, que por si no lo habéis probado, es espectacular.

Por último la opción fácil y rápida, frutas que se puedan comer con piel o un puñado de frutos secos sin tostar ni salar.

  • ¿Cómo lo preparo?

Estas opciones que te planteo requieren el uso de recipientes que cierren herméticamente, y a poder ser, de vidrio o materiales plásticos adecuados (los que son válidos para microondas). El motivo es que algunos plásticos presentan componentes perjudiciales para la salud que pueden migrar al alimento que contienen debido al calor. Esto debe aplicarse también a los recipientes donde lleves la bebida.

No mezcles en un mismo recipiente alimentos cocinados y alimentos en crudo, ni añadas los aliños a las ensaladas hasta el momento de su consumo. Además, los alimentos que se consumen en crudo deben haber sido correctamente lavados con agua (o lejía alimentaria).

  • ¿Cómo lo llevo?

No debes romper la cadena del frío. Asegúrate que la nevera que vas a usar para el transporte de tus alimentos está limpia, igual que los acumuladores de hielo, y deja ésta bajo la sombrilla. Tan importante es lavar como secar, hazlo con un paño que también esté limpio.

  • ¿Cuál es el mito del verano?

El mito del verano sin duda es “no bañarse hasta dos horas después de comer, para hacer la digestión”. Es el preferido de los padres y el más odiado por los niños, que no ven correr las agujas del reloj.

Pues tranquilos que no es real, lo verdaderamente importante es no provocar un cambio brusco de temperatura. Es decir, humedecerse previamente en la orilla diferentes zonas corporales y entrar poco a poco al mar, así nuestra temperatura corporal varía de forma adecuada. El choque térmico puede aparecer tanto si hemos comido o no, pero es cierto que una comida copiosa puede hacer que nuestro cuerpo presente una temperatura mayor.

  • ¿Qué más debes tener en cuenta?

Prepara tu piel para la exposición solar. No esperes a la playa para echarte crema, ya que desde que sales  a la calle los rayos UVA pueden incidir negativamente sobre tu piel. Y aplícatela varias veces a lo largo del día. Además, por usar una crema de alta protección no vas a ponerte menos moreno, si no que tu piel presentará una mayor protección.

También debes proteger labios y ojos. Aplícate un bálsamo de labios hidratante y protector  y evitarás posibles quemaduras. Igual que debes usar gafas de sol cuyas lentes estén polarizadas. Por último, hazte con un sombrero o gorra si vas a pasar muchas horas al sol.

Dicho todo esto, solo queda añadir que disfrutéis muchísimo de las vacaciones. Y volved con las pilas cargadas a tope.

¡Feliz verano!

Nuria Prieto, nutricionista en Benefits Body Mind.

www.benefitsbodymind.com

Nutrición Madrid: Benefits es por y para vosotros

Os lo habéis ganado; la palabra GRACIAS en mayúsculas. Desde el departamento de Nutrición, este post en el blog de Benefits es por y para vosotros. Mi objetivo es agradeceros vuestra dedicación, esfuerzo y motivación a la hora de cambiar vuestros hábitos alimentarios, de mejorar día a día y cómo no, de hacer mi trabajo posible. Cualquier profesional, ya sea un nutricionista, un entrenador o un abogado, necesita personas que depositen su confianza en ellos, así que queridos alumnos, aquí van mis notas de fin de curso y los créditos finales de la película que narra vuestro paso por Nutrición.

Soléis llegar en Septiembre, con pocas fuerzas y menos forma física aún, paladeando aún la buena vida que os disteis con gusto durante las vacaciones, y pensando en las agujetas que os va a dejar vuestro entrenador cuando os “pille”. Pero eso no es nada comparado con el pavor que le tenéis a la InBody, o “máquina del demonio” como llamáis cariñosamente a la báscula (pobrecita ella, qué injustos sois). El primer GRACIAS es para los que, a pesar de ese miedo irracional, venís con una sonrisa al despacho y os atrevéis a retar el resultado que salga, porque lo mejoraréis mes a mes.

El primer trimestre tiene dos posibles; si os habéis empezado a esforzar antes de los consagrados puentes, siempre conseguís grandes avances; si no, los empalmáis con las Navidades y hasta Enero no os ponéis las pilas. El segundo GRACIAS es para los que quieren mejorar incluso cuando el calendario no ayuda, los que  tras el puente de Diciembre deciden que es un momento tan bueno como otro cualquiera. Y además, lo consiguen. Esa motivación sin límite nunca dejará que flaqueéis, de verdad.

Al llegar el segundo trimestre, tras el turrón y los polvorones, cogéis carrerilla y no hay quien os pare. Así hasta Semana Santa y los puentes de Mayo, ¡qué sociales somos y cuántos planes tenemos! Pero lo tenéis claro, un solo fin de semana no va a echar el trabajo de meses por la borda, porque vosotros no estáis a dieta sino que sabéis comer. Y lo decís orgullosos: “¡a mí me han enseñado a comer!” El tercer GRACIAS va para todos aquellos que hacéis ese tipo de afirmaciones, para los que saben expresar qué han aprendido y lo valoran tanto.

Tercer trimestre…recta final para algunos, una época más para otros. GRACIAS a los que siguen buscando sus objetivos, poniéndose metas cada vez más lejanas, a lo que me proponéis retos cada vez más ambiciosos; me hacéis crecer día a día como profesional en el campo de la Nutrición y la Dietética.

GRACIAS por encontrar en vosotros mismos (con la ayuda de vuestros entrenadores, qué grandes son ¿eh?) la motivación para mejorar en cada medición. Seguid así y recordad que en Julio también os espero J

Fdo: Nuria Prieto, una nutricionista orgullosa de vuestros logros.

¡Feliz Verano!

Aceite de palma: en busca y captura

Es el nuevo diablo de la Industria Alimentaria; buscamos en cada etiqueta la presencia del aceite de palma y evitamos la compra del producto si lo contiene.

Las keywords  “aceite de palma”, “palmiste”, o incluso “aceites vegetales”, sin especificar cuáles en un etiquetado nutricional, desatan nuestra mayor animadversión hacia el paquetito que tenemos en la mano, depositándolo de nuevo en el estante del súper del cual no debería haberse movido jamás (no me parece mal, pero seguid leyendo, la historia tiene miga).

Acto seguido, leemos la etiqueta del producto situado a la derecha, a la izquierda, detrás, etc. Todo un baile de búsqueda infructuosa para… encontrar un ultraprocesado hipercalórico y nutricionalmente inadecuado que satisfaga la necesidad de bollería industrial o snacks salados (hambre, ansiedad o gula, cualquier motivo justifica ese “capricho”).

Efectivamente, el quid de la cuestión es que el aceite de palma se encuentra en productos alimentarios, ¡no en alimentos! Tanto volverse locos leyendo etiquetas, cuando los mejores alimentos en cuanto a composición nutricional se refiere, ni siquiera la llevan. Frutas, verduras, legumbres, pescados, huevos y un largo etcétera de alimentos libres de la presencia del indeseable aceite de palma.  Pero es que os añado otra gran noticia, tampoco incluyen en su composición otros ingredientes “castigados” como jarabes de azúcares o grasas trans.

No os culpo, muchos medios de comunicación no “comunican” nada bien las noticias. Dan la voz de alarma de tal forma que se pierde el foco del problema en cuestión. Si no se compra este tipo de procesados, disminuirá la presencia del aceite de palma (cuya producción  influye de una forma muy negativa en el planeta) en nuestra despensa. Así de fácil.

Si queréis conocer un poco más la problemática del aceite de palma, os expongo a continuación un pequeño  resumen. ¡Atentos!

  • ¿Qué es?

El aceite de palma proviene de los frutos de una planta llamada palma africana (Elaeis guineensis) producida mayoritariamente en los bosques tropicales de Indonesia y Malasia.

  • ¿Cuáles son sus utilidades?

Surge en la Industria Alimentaria como alternativa a las nocivas grasas hidrogenadas, en productos precocinados, snacks, aperitivos, coberturas de pasteles o bollería. Además se utiliza para fabricar cosméticos, productos de limpieza y velas.

  • ¿Qué ventajas presenta para ser tan utilizado?

Es sólido a temperatura ambiente, se enrancia menos y presenta una textura untuosa; caracteres muy válidos para productos de pastelería. Además es versátil, su producción es más económica y resulta más rentable que otros aceites como el de coco.

  • ¿Y dónde está el problema? Porque obviamente existe…

A nivel de salud, su composición es en un 50% ácidos grasos saturados, y éstos son los conocidos como “ácidos grasos malos” ya que favorecen la aparición de factores  desencadenantes de enfermedades cardiovasculares.

A nivel ambiental, su producción ha causado la deforestación de bosques, con la consecuente causa de peligro de extinción a especies animales que habitaban esas zonas (un ejemplo es el orangután) y un aumento de la contaminación, ya que esos bosques se encargaban de la eliminación del dióxido de carbono producido, por lo que aumenta el conocido “efecto invernadero” del planeta.

Por todo esto, no sé hasta qué punto se puede decir que la producción de este aceite es “rentable”. Señores de la Industria Alimentaria, estúdienlo bien.

Lo que sí puedo deciros es que su consumo no es recomendable, y que evitando los procesados y utilizando otros aceites para cocinar o aliñar, como el aceite de oliva, el “nuevo demonio” del marketing alimentario no os afectará.

A todo esto, ¿hoy habéis realizado actividad física? ¡Vuestros entrenadores os esperan en Benefits dando “palmas”! 😉

Nuria Prieto, nutricionista en Benefits Body Mind

Nutrición Madrid: La mentira de los 0,0

Es pasar la Semana Santa y notar la presión del verano que se acerca; de cómo la grasa campa libremente por el abdomen (dicho de un modo light) gracias a todos tus fines de semana descontrolados en los que había de todo salvo cerveza 0,0%. ¡Mierda! (Con perdón, pero sabéis que es el pensamiento habitual).

Después comienza la bomba de ideas en nuestro cerebro con soluciones tipo “voy al kiosko, me compro la revista que anuncie una dieta que asegure el milagro y la realizan muchas celebrities del momento. (¡Já!)”. Otra mejor; “estamos en el siglo XXI, Google tiene que darme la solución” (si pones la palabra “dieta” en el buscador, el primer resultado es la página web de Pierre Dukan, médico francés especializado en neurología y que decidió cambiar su especialidad por la de nutrición y dietética, proponiendo un método irresponsable y con graves consecuencias sobre la salud de las personas que lo realizaban a largo plazo, hecho que causó su baja del Colegio de Médicos francés. Total, que es una gran opción, otro ¡já!)”. Vamos a por la tercera; “mi vecino me dijo que su cuñada estaba haciendo una dieta que eliminaba todas las toxinas  del cuerpo a base de unos batidos verdes algo rarunos, que le iban súper bien porque estaba adelgazando a la velocidad de la luz (ejem…)”.

Por fin accionas la neurona clave y el plan D (de definitivo, porque a la cuarta va la vencida) toma forma; “me voy al súper, compro todos los productos con envoltorios rosas que vea en la sección de embutidos, busco todas las salsas, patatas fritas y quesos light y cualquier producto que ponga en su envoltorio 0,0%, que no sé muy bien si es 0,0% alcohol, grasa o azúcar, pero que si lo pone será que es más sano y punto”, (para qué vais a ir al Nutri, que eso cuesta dinero y os va a poner lechuga todos los días y no os va a enseñar a comer. Última ironía, lo prometo…).

Lo primero que debéis saber es que los mejores alimentos no llevan ningún tipo de envase, si no que se encuentran en las cestas más verdes del “súper” y al alcance de vuestra mano.

Que hayan disminuido ligeramente el contenido en materia grasa de un queso cheddar etiquetado como light o los azúcares añadidos de un zumo de naranja envasado en brick, no lo convierte en saludable, pero el marketing industrial no perdona una y se inventa las mejores frases escritas en letras llamativas para que caigamos en ese error. Si tu alimentación continúa a base de los mismos ingredientes que antes, pero etiquetados en color “rosa”, no significa que vayas a comer bien o que vayas a bajar de peso por tomar leche desnatada 0,0% en lugar de la desnatada que tomabas antes (sólo hay un 0,1% de diferencia entre una y otra, para que lo sepáis).

Efectivamente, debemos proveer nuestra nevera de frutas, verduras y hortalizas frescas, por su aporte vitamínico y mineral imprescindible, y que además, presentan un contenido calórico muy bajo. Son alimentos perfectos para alimentarnos, nutrirnos y fomentar los objetivos de pérdida de grasa.

Por otro lado, las fuentes de proteína saludable (mejor sin envase, “más mercado y menos supermercado”), deben ocupar otra balda en la nevera: carnes magras (pollo, pavo, conejo y una ración semanal de carne roja, que no la crucificó la OMS), pescados blancos y azules, huevos, lácteos naturales sin azucarar y legumbres variadas.

Además, los granos integrales deben proveernos la energía a partir de los carbohidratos, ya que su contenido en fibra y micronutrientes, y la ausencia de azúcares indeseables, hacen que tengan una composición adecuada. En tu despensa puede haber cereales integrales (arroz, avena, espelta, centeno, trigo, quinoa, etc) y pan que también presente el grano entero en su elaboración, en lugar de harinas refinadas.

Por último, grasas saludables (sí, he dicho grasas). Aceite de oliva virgen extra, aguacate (es una fruta, pero por su contenido en grasa la incluyo en este grupo), frutos secos al natural (ni tostados ni salados ni el “mix” que venden en el chino de la esquina) y semillas (lino o calabaza por ejemplo). Este grupo debe estar presente siempre en ligeras cantidades, ya que su aporte calórico es mayor, pero no por ello deja de ser necesario.

No podemos olvidar qué bebidas elegimos. Te propongo AGUA. Y lo pongo en mayúsculas porque se olvida su existencia. Llenar tu nevera de productos “zero” sólo va a fomentar la apetencia por alimentos dulces, ya que su contenido en edulcorantes y el alto poder endulzante de éstos, provoca que nuestro paladar se acostumbre a esos sabores y aumente la demanda del mismo (bollería por ejemplo). Hablo tanto de refrescos como de zumos, que no son más que agua con azúcar (la etiqueta 0,0% significa que no añaden más azúcares, no que no los contenga per sé).

¡La vida puede ser de color rosa pero deja que los alimentos que la ocupen sean de todos los colores!

Nuria Prieto, nutricionista en Benefits Body Mind

Entrenamiento personal Madrid: ¿Sudar adelgaza?

photo credit: mtux Sweating via photopin (license)

Muy buenas, hoy me gustaría poder desmitificar uno de los mitos más extendidos en las salas de fitness de todos los gimnasios del mundo, se trata de si realmente ¿sudar Adelgaza? Lo primero de todo daremos una breve definición de lo que es la sudoración: La sudoración, un proceso que también se denomina transpiración y es una secreción de las glándulas sudoríparas de la piel. El sudor es un mecanismo regulador de la temperatura corporal. La transpiración provoca una refrigeración de la piel por la evaporación del agua del sudor.

Cuando realizamos actividad física, de manera general nuestra temperatura corporal sube como respuesta a este estimulo, por lo tanto nuestro cuerpo que es muy inteligente utiliza el mecanismo de la sudoración, para mantener nuestra temperatura corporal estable.

Cuando realizamos un entrenamiento en el que se requiere un gran desgaste o esfuerzo muscular, vamos a sudar más y por lo tanto vamos a quemar más calorías y grasa.

Tenemos que tener clara una cosa, cuanto más alta sea la intensidad del entrenamiento quemaremos más calorías y mayor cantidad de grasa. NO conseguiremos aumentar más la quema de calorías y de grasa elevando aún más la temperatura corporal intencionadamente.

Pongamos un ejemplo:

Una Persona corre durante 45minutos es una cinta a una intensidad de 8km/h un día. Al día siguiente esa misma persona corre exactamente lo mismo 45 minutos a una intensidad de 8km/h pero con una sudadera y un cortavientos.

Evidentemente el segundo día esta persona sudara más, pero debido a que mediante un elemento externo ( la ropa), evita que su piel transpire mejor, aumentara su temperatura corporal y su cuerpo como mecanismo de “defensa” es aumentar la sudoración para disminuir la temperatura corporal. Esta persona lo que consigue es disminuir el grado de hidratación de su cuerpo y perder mayor cantidad de agua corporal y con ello una disminución de su peso. Pero que en cuanto vuelva a hidratarse volverá a recuperar el peso perdido por la sudoración excesiva.

Conclusión: ¿Sudar adelgaza? NO. Quemaras calorías realizando ejercicio e inevitablemente la sudoración como respuesta de nuestro organismo. Pero no significa que aumentando nosotros mismo la sudoración, vayamos a obtener mejores resultados en la quema de grasas.

Daniel Molano, entrenador personal en Benefits Body Mind

Semana Santa, burpees y torrijas

Pues sí, parece que por fin ha llegado abril. Días soleados (aunque alguno que otro no tanto) temperatura primaveral, la feria y, como no, la semana santa.

Y es que en esta semana, muchos de nosotros aprovechamos para descansar unos días. En familia, con amigos, en pareja,… dedicamos cada minuto de ese tiempo a relajarnos, a veces, abandonando completamente nuestra forma física en este periodo vacacional.

¡Tranquilo! No soy tu conciencia recordándote que tienes que llevar tu rutina de entrenamiento de forma estricta. Tampoco te voy a decir que si dejas de hacer deporte, perderás todos y cada uno de los progresos que has conseguido.

Lo cierto y verdad es, que al igual que en nuestros trabajos/actividades rutinarias,  nuestro cuerpo necesita descansar. Cualquier buena rutina de entrenamiento tiene una fase de descanso que debemos aplicar.

¿Descanso absoluto? Te recomiendo que no. Burpees y torrijas son compatibles. Quiero animarte a que no te quedes parado por completo esta semana santa. Que tu único ejercicio no sea el levantamiento de torrija del plato a tu boca. Que después de estas vacaciones vuelvas a tu rutina más descansado, con más energía y sin perder todo lo que te costó conseguir.

Recuerda…una hora de entrenamiento corresponde únicamente al 4% de tu día. Desde Benefits BM queremos que no aparques ese 4% y ¡te vamos a ayudar!

Te aconsejamos que eches un vistazo a nuestros ejercicios de entrenamiento funcional y entrenamientos que hemos subido, para ti, a nuestro canal de youtube.  Escoge los ejercicios o entrenamientos de nuestros videos, que más te gusten y se ajusten a tu rutina actual, y realízalos.

Aquí te dejo algunos enlaces de entrenamientos y ejercicios:

Rutina de ejercicios para adelgazar en casa

Clase de Body Hit

 

¡PUEDES ENCONTRAR MUCHOS MÁS DENTRO DE NUESTRO CANAL!

Canal Benefits

No dejes de lado tu salud. Valora lo que has conseguido, recarga pilas y afronta la primavera con la mayor energía.

Cuenta con nosotros, porque nosotros siempre vamos a contar contigo. Te esperamos en Benefits Body Mind.

Eduardo Jimenez, fitness instructor.