Beneficios y prevención de lesiones del ciclo indoor

Beneficios y prevención de lesiones del ciclo indoor.

El ciclo Indoor es una actividad colectiva y cardiovascular ideal para todas aquellas personas que busquen conseguir enormes beneficios en su salud, tanto a nivel físico como psicológico. A rasgos generales, este ciclo consiste en pedalear al ritmo de un tipo de música determinada.

 

Uno de los principales beneficios de esta actividad, es el fortalecimiento de nuestros grupos musculares, mayoritariamente todo el tren inferior; piernas y glúteo. Además también se verán involucrados músculos secundarios del tren superior. Si seguimos hablando de beneficios (esta vez a nivel interno), debemos referirnos al gasto calórico. Éste aumenta a la hora de realizar esta actividad. De manera que, cuánto mayores sean las pulsaciones de nuestro corazón, más calorías quemaremos. Y por consiguiente, el gasto calórico en esta actividad, rondará las 400 calorías en cada sesión.

Otro de los muchos beneficios que nos ofrece, es una mejora en la circulación de nuestra sangre. Esta actividad hace que nuestro corazón se agrande, fortalezca, y se queme parte de la grasa que lo cubre. Por último la práctica del ciclo Indoor, también puede ayudar a nuestro bienestar mental, que tan difícil resulta alcanzar durante el día a día. El ciclo indoor nos ayudará a liberar estrés y disminuir la ansiedad, gracias a las endorfinas que produce nuestro cerebro a través del ejercicio físico.

Para finalizar este punto, es importante hablar de la prevención de lesiones ya que nuestro objetivo como instructores fitness es facilitar y habilitar la actividad para prevenir cualquier tipo de molestia o lesión a la hora de realizar la clase y en el futuro.

En primer lugar, refiriéndonos a la herramienta que vamos a utilizar para el ciclo; la bicicleta. Es muy importante repasar todos sus ajustes y adaptarlos a cada uno de nosotros, evitando así cualquier tipo de lesiones.

Empezaremos comprobando el sillín. De manera que, si está demasiado bajo podríamos tener lesiones en la zona anterior de la rodilla. Pero si por el contrario, está excesivamente alto, podríamos sufrir una tendinitis en el tendón de Aquiles. Además de problemas en los gemelos y en la parte posterior de la rodilla debido a la extensión completa de la pierna al pedalear, lo cual es incorrecto.

También es importante comprobar que el sillín de la bici no está demasiado adelantado. Puede  provocarnos molestias en la parte inferior de la espalda. Para finalizar, debemos referirnos al uso de un calzado adecuado que nos permita realizar correctamente el ciclo. Una suela demasiado blanda podría ocasionarnos fascitis y dolores en el arco del pie.

 

 

Optimiza tu entrenamiento

Llega el final de septiembre,

optimiza tu entrenamiento.

Ya nos hemos vuelto a acostumbrar a madrugar, a trabajar, a llevar los niños al cole…, en definitiva, a nuestra rutina diaria y es en este momento cuando nos abordan varias cuestiones. La primera es, igual que los niños hacen en junio, ver si hemos conseguido nuestros objetivos del pasado año. Muchos de nosotros diremos un tajante no y ahí viene la segunda cuestión y el primer problema: “Voy a apuntarme de nuevo al gimnasio para conseguir esos objetivos” y viene el problema que todos tememos: el tiempo. Por todo esto y más, optimiza tu entrenamiento.

 

El tiempo es uno de los mayores problemas a la hora de entrenar y de nuestra sociedad en general. Pero como siempre se ha dicho, todo es ponerse. No hace falta estar 3 horas en el gimnasio para poder notar resultados. Con este artículo vamos a dar una serie de estrategias para optimizar al máximo ese tiempo de entrenamiento. Y a conseguir los objetivos para la nueva temporada.

 

  • 1º COGE EL HÁBITO DE HACER ACTIVIDAD FÍSICA

Una de las cosas que más cuestan después de las vacaciones es habituarse a hacer actividad física nuevamente. Si encima no tenemos excesivo tiempo, esa falta de tiempo se va a convertir en la excusa más poderosa. Durante el primer mes deberíamos ir lo máximo posible a nuestro centro de entrenamiento. Con ir 30 minutos el máximo de días que podamos, haremos que el cuerpo se acostumbre. Y por tanto, nos “pida” ir a realizar actividad física.

 

  • 2º MANTENTE ACTIVO

Muchas veces, sobre todo cuando queremos perder masa grasa, creemos que solo cuenta lo que hacemos en el gimnasi. Cuando en realidad, el resto de las actividades que realizamos en el día a día también cuenta. Cuanto más activos estemos a lo largo del día ya tendremos ganado bastante a la hora de ir al gimnasio. Si una persona de 70 kg camina a una media de 5 km/h durante 4 horas al día, habremos quemado 974 kcal. Mientras que si esta misma persona está durante 30 minutos pegándole a un saco de boxeo habrá quemado 300 kcal. El mantenernos activos a lo largo del día nos sirve para “quitarle” algo de presión al entrenamiento.

 

  • 3º TRABAJA CON SISTEMAS DE ALTA INTENSIDAD

Otra forma de optimizar el tiempo de trabajo, sobre todo a nivel cardiovascular que es donde más tiempo se dedica a una rutina de entrenamiento, es el trabajar con protocolos de alta intensidad. Estos protocolos hacen que en un periodo de trabajo corto se consigan las mismas o mejores adaptaciones que con el ejercicio cardiovascular de larga duración además de otros beneficios que no se darían con ese tipo de trabajo. Eso sí si optas por este tipo de trabajo asegúrate que contigo está un profesional totalmente cualificado y que sabe llevar este tipo de trabajo y sepa manejar bien tus intensidades.

 

  • 4º CUANDO VAYAS AL GIMNASIO ¡¡¡ENTRENA!!!

Aunque parezca un consejo obvio no todo el mundo lo lleva a cabo. Otro de los problemas a la hora de no ver resultados en el gimnasio y estar mucho tiempo en él es que muchas veces no vamos a entrenar. Tenemos que tener claro que si queremos resultados tenemos que tomarnos en serio lo que hacemos y estar centrados al 200% en aquello que tenemos que hacer. Vamos como cualquier cosa en la vida.

 

Ir al gimnasio 3 horas, sinceramente, es una pérdida de tiempo, y si encima no tenemos ese tiempo es aún peor. En la gran mayoría de los casos en 45 minutos a 1 hora se hace un entrenamiento de máxima calidad. Así que aprende a escuchar a tu cuerpo y cuando vayas a entrenar da el 100%. Si un día crees que no estás lo suficiente motivado para dar ese 100% o estás disperso mejor queda con amigos y disfruta un poco del tiempo que tienes (siempre y cuando ya tengas cogido un buen hábito de hacer actividad física, antes no vale).

 

Por último, pero no por ello menos importante, está la opción de entrenar con un entrenador personal. Esta última opción es la que mejor aúna las 3 anteriores (la segunda en parte para que este profesional te sepa guiar). El trabajar bajo la supervisión de un profesional, el cual va a hacer suyo tu sacrificio y objetivos, viene perfecto para la gente que no tiene tiempo y que le cuesta coger un hábito de actividad física.

Vamos a tener un motivo por el que ir a entrenar, el entrenador va a optimizar al 100% nuestro trabajo con él y nuestro tiempo a su lado y además es una persona que va a tener unos conocimientos extraordinarios sobre lo que nos va a venir bien y lo que no, sobre a qué intensidad trabajar y a cual no y sobre con cuál sistema de entrenamiento debemos de trabajar. Con un par de sesiones de 30/45 minutos a la semana más algo de trabajo adicional por nuestra cuenta vamos a conseguir beneficios y objetivos que por nuestra cuenta no podríamos conseguir o lo haríamos de una forma mucho más lenta o menos saludable.

 

Y hasta aquí serían los consejos que podemos darte para que el tiempo ya no sea una excusa, que el año que viene no tengas que decir otro tajante NO a si has conseguido tus objetivos y, sobre todo, para que empieces a tener una vida activa y saludable dejando de lado el dichoso reloj porque, como decía mi padre, si realmente quieres conseguir algo el tiempo se consigue y es algo secundario.

 

Benefits Gym, Avda. General Perón, 25, Madrid

Benefits Studio, C/ Marqués de Viana, 67, Madrid

 

 

Transparent Header

The world was so recent that many things lacked names, and in order to indicate them it was necessary to point. Every year during the month of March a family of ragged gypsies would set up their tents near the village, and with a great uproar of pipes and kettledrums they would display new inventions.

He went from house to house dragging two metal ingots and everybody was amazed to see pots, pans, tongs, and braziers tumble down from their places and beams creak from the desperation of nails and screws trying to emerge, and even objects that had been lost for a long time appeared from where they had been searched for most and went dragging along in turbulent confusion behind Melquiades magical irons.