Beneficios y prevención de lesiones del ciclo indoor.

El ciclo Indoor es una actividad colectiva y cardiovascular ideal para todas aquellas personas que busquen conseguir enormes beneficios en su salud, tanto a nivel físico como psicológico. A rasgos generales, este ciclo consiste en pedalear al ritmo de un tipo de música determinada.

Uno de los principales beneficios de esta actividad, es el fortalecimiento de nuestros grupos musculares, mayoritariamente todo el tren inferior; piernas y glúteo. Además también se verán involucrados músculos secundarios del tren superior. Si seguimos hablando de beneficios (esta vez a nivel interno), debemos referirnos al gasto calórico. Éste aumenta a la hora de realizar esta actividad. De manera que, cuánto mayores sean las pulsaciones de nuestro corazón, más calorías quemaremos. Y por consiguiente, el gasto calórico en esta actividad, rondará las 400 calorías en cada sesión.

Otro de los muchos beneficios que nos ofrece, es una mejora en la circulación de nuestra sangre. Esta actividad hace que nuestro corazón se agrande, fortalezca, y se queme parte de la grasa que lo cubre. Por último la práctica del ciclo Indoor, también puede ayudar a nuestro bienestar mental, que tan difícil resulta alcanzar durante el día a día. El ciclo indoor nos ayudará a liberar estrés y disminuir la ansiedad, gracias a las endorfinas que produce nuestro cerebro a través del ejercicio físico.

Para finalizar este punto, es importante hablar de la prevención de lesiones ya que nuestro objetivo como instructores fitness es facilitar y habilitar la actividad para prevenir cualquier tipo de molestia o lesión a la hora de realizar la clase y en el futuro.

En primer lugar, refiriéndonos a la herramienta que vamos a utilizar para el ciclo; la bicicleta. Es muy importante repasar todos sus ajustes y adaptarlos a cada uno de nosotros, evitando así cualquier tipo de lesiones.

Empezaremos comprobando el sillín. De manera que, si está demasiado bajo podríamos tener lesiones en la zona anterior de la rodilla. Pero si por el contrario, está excesivamente alto, podríamos sufrir una tendinitis en el tendón de Aquiles. Además de problemas en los gemelos y en la parte posterior de la rodilla debido a la extensión completa de la pierna al pedalear, lo cual es incorrecto.

También es importante comprobar que el sillín de la bici no está demasiado adelantado. Puede  provocarnos molestias en la parte inferior de la espalda. Para finalizar, debemos referirnos al uso de un calzado adecuado que nos permita realizar correctamente el ciclo. Una suela demasiado blanda podría ocasionarnos fascitis y dolores en el arco del pie.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 − 7 =